29.3.17

Pacto

Si supieras lo que pienso en éste momento ...
Me he sacado el alma, para no sentir que tus demonios aún me carcomen por dentro.
He volteado mis ojos hacia un lugar extraño intentando no reconocer que perdí el norte en tus brazos.
De mi vientre depuré tus espasmos y me arrodillé a un Dios inexistente para borrar de mis rodillas las huellas de tus pasos.
Hice un pacto con la noche y, a cambio de no traerme tu nombre de regreso, le otorgué la luz de mi esperanza para una vida nueva.
Ahora transito en la oscuridad de un cuerpo que poco a poco va pudriéndose por dentro.

26.3.17

De recuerdo

Otra noche más en este abismo oscuro
otra noche más que no reposo sobre tu pecho
otra lágrima recorriendo la piel
ante la tristeza del lecho vacío.
Todo se desvanece ante tu recuerdo
y me mantiene fiel a tu aroma
siguiendo un camino de avatares
mientras percibo la nobleza de tus ojos.
¡Qué importa si ya no vuelves!
¡qué importa si prefieres mantenerte en mi pasado!
si aún te guardo en mis pensamientos
y eso es suficiente, porque te llevo conmigo.
Me convertiste en lo que soy y seguiré siendo
me transformaste en lo que siempre quisiste.
En mis sueños, soy el remanso de paz
al cual arriba tu cuerpo cansado
mi mente es el lecho en el cual anhelas perderte
soy las horas cálidas que te acogen
soy la flor y soy el néctar que te sirven de alimento.

soy la que ofrece todo, sin esperar a cambio nada.
Porque soy leal a tu memoria.

22.3.17

Bajo tu órbita

Y si al tratar de llenar un espacio que creía vacío me doy cuenta que no lo está, que tu esencia que todo lo envuelve, me ha acompañado por esta travesía que es la vida.

Y si en la introspección percibo que tu mirada aún tiembla en mi pecho, que cada noche que el insomnio me acompaña, tu mano firme y decidida aún recorre con soltura por mi cuerpo, que el silencio rescata de entre los rescoldos tu nombre que aún venero y lo trae nuevamente a mí, a esta alma que humildemente se desarma y se arrodilla entregada ante tu recuerdo.

Y si al final, cuando creí que de ti me había alejado, me doy cuenta que, bajo tu órbita, vuelo en círculos cuadrados.



y con mis párpados cerrados, lo confieso.
¡Te extraño!.



Jueves de Relatos 
Esta semana nuestra anfitriona es, Maribel en su blog Soliluna, el tema es CÍRCULOS VICIOSOS, les invito a visitar su espacio y degustar las distintas formas de abordar el tema.

20.3.17

Lazos

Desde el primer instante
que apareciste en mis sueños
invadiste mi piel
colonizaste mi pecho.

Hoy sigues aquí
en las noches sin luna
cuando la obscuridad es total
tu esencia brilla.

Vienes ... cuando más te deseo
cuando menos te espero
porque sabes que te necesito
que sin ti me pierdo en mis abismos.

Desde el primer instante
besé tu sonrisa
bebí de tus caricias
y me envolví en tu entelequia.

Me tienes en ti, en tus besos de fuego
y tu mirada interminable.

15.3.17

Plegaria

Señor ... he perdido la fe y la esperanza.
Desconsolada me desvanecí en la obscuridad, ya no habito en el calor vehemente de tu abrazo, ni coexisto en la profundidad de tu iris bondadoso.

Apiádate de mí, si es que existes Ser omnipotente y misericordioso, que tu manto poderoso se ciña en mi columna, que sea tu luz la que profane mi ser inerte y me lleve a tu senda como principio y fin.

Arranca de mi pecho la duda que lo carcome, hazme sentir que existes y vuélveme a ti ... 
Sé mi Rey, sé mi Dios, sé el faro que guíe mi camino, sé mi todo y sé mi nada, que dentro de la misma nada, tu omnipotencia sea infinita.

Todo lo puedes Señor de mis plegarias, la tristeza corroe mis entrañas, atraviesa este cuerpo debilitado y tembloroso ... Señor, llorosa te lo imploro.

No puedo soportar su óbito, llévame ante él, llévame ante ti.
Haz que fenezca mi carne y logre renacer en ti mi alma.


Más de Jueves de Relatos en: La guarida de las locuras

11.3.17

Mirada ausente


Te escribo con la tinta de una lágrima
cuando la abertura deja escapar
la sonrisa fallecida.

Te escribo desde esa herida en el fondo
donde habita un verso marchito
y una palabra que deja el alma vacía.

Te escribo donde yace un te quiero invisible
mientras la yema de mis dedos intenta borrar una caricia gastada
que se resiste a callar en la memoria el recuerdo de tu mirada.

Te escribo en la tristeza que arrastra el recuerdo
cuando la agonía deja obscuridad en el pecho
por tu mirada ausente.

8.3.17

Eternas

Escuché con atención sus pasos, los reconocí de inmediato y en un acto involuntario, susurró en mi espalda. 
-Te extrañaba, ¿por qué te fuiste?.

No lo hice, me quedé a tu lado, pero no me viste.

Abrazó mi esencia y en forma delicada vislumbró en mi alma heridas nuevas, profundas, pero no preguntó, ha aprendido a respetar mi espacio, vio mis lágrimas y enredó su rostro en mis cabellos, intentó no incomodarme.

Me lanzó en forma delicada una mirada profunda y nuevamente me acogió entre sus brazos, sentí su aliento, tan cálido y placentero y sin poder contenerlas, brotaron sus lágrimas e inundaron mi alma, son tan bellas, ella es eternamente dulce y comprensiva, un ser de luz en el cual me siento protegida.

Se sentó a la mesa, escuchó mis silencios y me ofreció la mejor de sus sonrisas, su mano acunó mi rostro, su dulzura no tuvo límites y sin decir palabra, me dedicó el tiempo suficiente para suavizar mis fisuras.

Disfruté escucharla mientras cocinaba para ella, preparó la mesa, velas aromáticas y la sonrisa de sus labios, se levantó y extrañamente decidió cocinar conmigo, no recuerdo el menú, sólo su presencia, intensa, llena de ternura, bromas y caricias.
La comida, mi tequila y su tinto y nosotras, por siempre ... mi pequeña.

Antes de marcharse, susurró bajito
"Eternas ... ¿lo recuerdas?.
Más relatos en Matices ...

6.3.17

De tiempos



No hacía falta un lecho de espinas
tampoco un camino con piedras preciosas
sólo necesitaba un poco de tiempo
o quizás una mirada, que me dijera sin palabras
"Estás conmigo ... a mi lado, no te pasará nada".

Pero el tiempo que todo lo envuelve
es nuestro mejor aliado
o el peor de los enemigos.
Las cosas se dieron en forma distinta.
¿Qué remedio ... ?

Toca poner un cordel en la herida,
apretarla con fuerza
y llevarla al rincón oculto de luces y sombras
y esperar con paciencia
... para que ya no me duelas.

1.3.17

Tumba abierta

"El asesino siempre vuelve al lugar donde cometió el crimen", [dicen], pero ... ¿ y la víctima ?, fue una pregunta que perturbó mi cabeza por demasiado tiempo, hasta ese día nocturno que la respuesta llegó. 

Mis pasos indecisos me volvieron a lo que en otros tiempos fue mi tumba.
 Me acerqué a hurtadillas, había recuerdos por todos lados y una ventana que siempre estuvo cerrada, ahora, extrañamente la encontré abierta.

Escuché atenta y observé, tratando de contener el aliento, los recuerdos me golpearon con tanta fuerza que, por momentos, me vi a mi misma a cualquier hora, de cualquier fecha, del otro lado de la ventana.

Recuerdo caminar silenciosa y cabizbaja entre mis propias ruinas.

Mis pasos hacia la ventana se cimbran en la calle, escucho el crujir de la muerte detrás de ésta abertura que me hunde, en el frío piso de mármol de esta vieja casona, mientras la vida allá afuera sucede.

Sombras y luces se abren y cierran constantemente, devoran mi cuerpo mientras el tiempo transcurre y yo ... sigo inmersa en estas cuatro paredes.

Me sobrevive un deseo que muere lento en mi interior, le he extirpado las entrañas y el alma, aún así, no ceja en su intento por sacudirme, se repite constantemente, no importa si es de noche o es de día.

A veces sólo llega y me abraza, me hace sentir arcilla entre sus dedos, piel sedienta de humedad, libertad bajo sus alas.
Otras veces, me destroza, me vuelve desierto y abandono, sequedad en mis retinas, arena gris, obscuridad.

Otro día más, otra noche más, nada me fortalece, mi voz se apaga mientras me hundo, en un charco de lágrimas, agonizando casi sin latidos.

Rechazo la religión que me ofrece un renacer eterno. ¡ No quiero volver... !.

De este lado de la ventana, sólo hay desesperación y muerte.
Mi mente se duerme y exprimo de mi aliento sus últimos suspiros.

El vuelo de regreso fue libre, [desde fuera], descubrí con tristeza que al marcharme, 
mi alma se mantuvo presa.


Más Jueves de Relatos en La Plaza Del Diamante