11.1.17

El placer de las tinieblas

       

         En la soledad del claustro, en total aislamiento
         escucho cada latido del corazón
         la respiración que en un principio es agitada y temblorosa
         poco a poco va nivelando su ritmo
         hasta hacerse casi un suspiro.

         Mis pensamientos, que al inicio fueron descontrolados
         se van acomodando lentamente
         embonando cada pieza del puzzle
         hasta terminar un tablero con todas sus esquinas y su centro.

         El temor desaparece cuando las lágrimas asoman
         por las rendijas semiabiertas de mis pestañas.

         En este momento me doy cuenta que, no estoy sola
         he fusionado mi ser interno con tu recuerdo
         y también con tu presencia
         ingrávido te posas sobre mi cuerpo
         al costado derecho, al costado izquierdo.

         Me doy cuenta de los errores que he cometido
         de los fracasos que obtuve por no esforzarme

         Y entonces... Abro la reja y camino decidida
         con rumbo hacía las tinieblas
         segura de que encontraré tu mano al final del pasillo
         porque confío en ti y sé que, a pesar de mis fallos
         tú no me has fallado.

         ...Y así sucede.
        Tu mano se eleva conforme mis pasos avanzan
         tu mirada es de satisfacción y gozo
         me sabes sin dudas, totalmente tuya
         a tu pleno uso, a tu entera disposición.

Agosto de 2014

20 comentarios:

  1. Hermosa oda tus versos, a ese placer incondicional, sumido en esas tinieblas que incitan al florecimiento de la piel, y el alma…

    Precioso, mi querida amiga…

    Y tras mi regreso, aprovecho para desearte felicidad para ti y los tuyos, en este año que acabamos de comenzar…

    Bsoss enormes ♥

    ResponderEliminar
  2. Qué precioso tu poema, cuánto has crecido escribiendo, Me encantas!

    ResponderEliminar
  3. Te leo como una comunión mistica, fuera de la logica terrenal una entrega total hacia la necesidad de un perdon y una redención que deje en calma el espiritu.

    Sobrecoges al leerte.

    ResponderEliminar
  4. la recompensa al reconocimiento, es como un acto de contrición en verso. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. me gusta como escribes tienen humedad de nostalgia tus bellas palabras

    ResponderEliminar
  6. Vistas con tus ojos hasta las tinieblas parecen hermosas, y más si es a ti a quien rodean.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Es maravilloso leerte y sentirte en esta entrega, Ame.

    Mil besitos, preciosa

    ResponderEliminar
  8. siempre hay luz al final del túnel. a mí la oscuridad me produce una mezcla de miedo y desorientación. cuando hay un apagón me vienen a la mente todo tipo de pensamientos negativos. es un alivio cuando vuelve la luz.
    besos!

    ResponderEliminar
  9. Me encanta ese título...lo expresa todo.

    ResponderEliminar
  10. El amor tiene también el sentimiento de la desolación, y pone sombras, o encierra en una especie de jaula de cuatro paredes, que puede como en tus versos ser goce o displacer, pero que lleva a buscar al otro, para que la soledad deje de serlo. ES que el amor es más placentero en el cóncavo y convexo. UN beso. Carlos

    ResponderEliminar
  11. Me encanta el giro que has hecho, una brazo.

    ResponderEliminar
  12. Hermoso poema, no sueltes esa mano
    Abrazo

    ResponderEliminar
  13. Enfrentar el propio pasado para cambiar el presente. Inspirados, nostálgicos e intensos versos.
    Un especial abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Qué bonito es tu poema.
    Precioso.

    Besos.
    Das luz con tus palabras.

    ResponderEliminar
  15. Que bonito lo que has escrito Ame, fusionar tu ser interno con su recuerdo y saber reconocer los errores y a pesar de todo el no te ha fallado encontrando esa mano.

    Me ha encantado.

    Un beso, preciosa.

    ResponderEliminar
  16. Me gusta siempre esa luz al final del pasillo, todos hablan de ella en algún momento.

    ResponderEliminar
  17. No podemos, o no deberíamos, controlar todos nuestros impulsos todo el tiempo. Todo el tiempo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  18. ¿Sabes?, de verdad me dan escalofríos al leer estos versos, son tan intensos, de una misteriosa belleza.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Tu mundo...hasta entonces páramo de lindes inciertas , lúgubre erial de sumisos deseos , va despuntando albores de fuego en tus entrañas...y son esos fuegos (fatuos) los que guían a tu alma por el Polo hacia tu Norte..

    Y así , al fin , encuentras el Valhalla de tu sentimiento y a Quien libar tu hidromiel cada mañana , postrada a su veneración...

    ResponderEliminar

Enlaza mi mano para llegar a tu espacio.
Gracias por dejar tu huella.