28.7.16

Mi historia contigo

El año ... no lo recuerdo, fue de esos tiempos difíciles en los que deseas que todo pase y que sea pronto, ¿qué de peor podía suceder ... ?, quizás nada, y algo mejor, ¡imposible!, pero sucedió.

Mi historia contigo

Tenía poco tiempo de abierto este espacio, [Ame], estaba herida y en él me distraía.

Una tarde de tantas, necesité de imágenes de indios, debían ser especiales y me puse a ello, abrí el buscador, varias pestañas y nada me gustaba, en un desglose de una imagen vi una que llamó mi atención y fui directamente. Era un blog de una mujer interesante, más que ver las imágenes, me dediqué a leer lo que estaba publicado, ese espacio era un paraíso, un cachito de cielo.

Fue en ese momento que conocí a María del Carmen Názer, textos que hablaban de sus nietos, poesía maravillosa y un sentimiento de bondad que desbordaba en suavidad, en ternura, me di cuenta que estaba solita, nadie la seguía ni le comentaba y en algunos de sus textos, ella misma hacía sus comentarios.

No tenía el conocimiento de cómo funcionaba blogger, no sabía que podía hacerme seguidora suya y tampoco que al dejar mi comentario, también dejaba una liga directa hacía mi espacio, no sabía nada y ella tampoco.
Los siguientes días me olvidé de problemas y me dediqué a leerla y comentarle, de atrás hacia adelante, al azar, todo estaba bien, me hizo volver a sonreír y me quedé allí, pero las cosas no siempre van como deseamos y mi computador dio de sí, varias semanas pasaron hasta que me lo entregaron y, a pesar que busqué a mi niña hermosa, no la encontré más, y pasaron los años y sanaron mis heridas.

Tiempo después, una noche en la que volví a sentirme dolida, pensé cerrar el blog definitivamente y así lo hice, en el último instante, vi que apareció un mensaje que no logré leer, no di importancia y me retiré, minutos después volví, me inquietaba el comentario y me puse a leerlo. Mi sorpresa fue darme cuenta que aquí, en mi espacio estaba María del Carmen, me había encontrado por un mensaje que dejé en el blog de una amiga en común.

Duele demasiado saber que se ha marchado, recuerdo cómo se encariñó con una palabra que casi desde el principio le dejaba después de comentarle, preguntó su significado y se lo dije a grandes rasgos, mi niña no volvió a soltarla "Apapachos" también fue el tema de una de sus maravillosas entradas y siempre la ponía cuando comentaba.

No tengo palabras para explicar lo que me provoca su partida, es muy triste cuando caemos en cuenta lo vulnerables que somos y el pequeño soplo que es la vida.

Mi niña hermosa, te lo dije en varias ocasiones, leerte me trae la serenidad que necesita mi alma, me deja en paz conmigo y me hace sonreír, me has regalado mucho más, de lo que yo podía ofrecerte a ti.

En mi corazón te quedas, ¡SIEMPRE!.
Te quiero

Hay un poemario de María del Carmen 
Cortesía Maité S.R.