29.6.16

Desencuentro

Lo conocí, tenía una sonrisa enigmática, una mirada que parecía sincera y una esencia que me hacía sentir protegida ... y aquí estamos ... años han pasado desde que nos descubrimos, desde que nos encontramos, pensando que quizás, nuestras almas estaban destinadas.


Desencuentro

Ahora, después de muchos años, estamos sentados en el sofá de piel de un prestigiado psicólogo, él es especialista en conflictos matrimoniales ... ¿cómo llegamos hasta este punto ... a éstas alturas y después de todo lo sucedido, no tiene mayor relevancia.

La sesión dio inicio ...

El psicólogo se quedó mirándome fijamente y después, habló en calma, con esa voz que invitaba a cerrar los ojos y dejarse abandonar en la dulce sensación de serenidad que lo rodeaba.
- Quiero adentrarme en tu mente, que me muestres lo que te mantiene inquieta, [me dijo].

Me resistí a dejarme llevar por esa aura protectora que mostraba, [pensé ...]. Hay dos clases de escenas, la que usted Señor psicólogo, como el resto de la gente está viendo y la que se recrea en mi mente y a la que nadie tiene acceso. 

Estoy aquí ... hundida en mi propia inmundicia, luchando a grito abierto por defender mi dolor ... mi herida. 

En mi mente guardo toda mi angustia, el alma lacerada grita y se retuerce en su desdicha. 
No quiero que mi libertad siga en sus manos ... no quiero seguir delirando mi tristeza. Quiero gritar a su rostro todo el mal que me ha hecho. 

Ya no tengo miedo de verle a los ojos y por alguna extraña razón que desconozco ... me mantengo callada. No hay lágrimas en mi rostro, pero mi alma está inundada. 

Creí haber pedido la batalla y aún así, ¡No lo acepto!.
Rechazo seguir por más tiempo éste matrimonio ... ésta farsa. 
El psicólogo me observa detenidamente ... intenta ver en mi rostro la verdad oculta, pero no hay expresión que delate el sentir de mi alma, el desgarro de éste corazón que agoniza. 

Solo le ofrezco una mirada perdida y el rostro de la ilusión marchita y esa respuesta de ... 
¡Nada pasa...!.


Esta semana la convocatoria de los Jueves de Relatos tiene como anfitrión a Juan Carlos en su blog ¿Y qué te cuento?, él, nos invita a participar en un tema interesante, Reencuentros y Desencuentros, me he inclinado por la segunda opción y me disculpo por sobrepasar un poco las palabras permitidas.
Siguiendo el enlace activo pueden acceder a su blog y leer los excelentes relatos participantes.

6.6.16

HabitándoTe

Quizás no lo sabes 
y nunca lo sabrás 
pero allá, al fondo ... en la profundidad de tu mirada 
existe alguien que te cuida 
y se sonroja al recordarTe.

1.6.16

Reflejo

Una vez ... vi la muerte aparecer frente a mis ojos, fue una tarde extraña, había mucho dolor en el ambiente.

Me asusté ... terriblemente, aún así, con el miedo bombeando en mi pecho, me quedé allí, mirando  mi reflejo.

En un impulso compasivo, elevé mi mano izquierda y abierta la puse en el frío cristal, junto a la de ella, y vi en ese instante su alma desmoronarse, sus pupilas dilatarse, la miel de sus ojos se volvió densa, totalmente ennegrecida, mientras su ser ... lentamente perecía.


Me quedé quieta, no solté su mano, ni lloré su pena, en el fondo, ya sabía que en algún momento, quedaría vacía y también que llegaría el instante en su interior, desde el cuál, ella renacería.

Me quedé allí ... cuidando sus abismos
Me quedé allí ... llorando su caída.


Ésta semana, la convocatoria para Los Jueves de Relatos tiene su arribo en el espacio de María José, con su blog, Lugar de Encuentro.
El tema a tratar es variado, diez opciones para seleccionar, me inclino por el número cuatro, " Acontecimientos que cambiarían el futuro".