23.11.16

Tiempo al tiempo


La noche había caído y los recuerdos nuevamente se amotinaban tratando de sabotear mis intentos por descansar.

Los celos ... sus malditos y absurdos celos, como aquella tarde de esa reunión obligada con algunos directivos, la mirada discreta del médico que se sentó cerca mío y hacia intentos por pasar inadvertida y esa sonrisa que dibujaron sus labios y fue a caer directamente en mi rostro ...
El miedo se apoderó de mí ... intenté parecer serena pero el terror carcomía mis entrañas ... sabía lo que vendría después.

Lo vi ponerse en pie, encaminarse hacia el médico y estrechar con extrema firmeza su mano al despedirse y desearle buenas noches. Aspiré profundo en reiteradas ocasiones, el aire entraba en mi cuerpo y estallaba en el centro de mi pecho ... cómo dolía.

Me levanté y caminé a su lado, apenas cerró la puerta de la sala de juntas y sentí escozor en el brazo, en el pecho, en todas partes.
A esas alturas y después de tantos años, los golpes ya no importaban, pero las palabras seguían arañando el alma.

Sacudí la cabeza intentando olvidar, no daba resultado, demasiados momentos tristes se estrellaban en mi mente. El dolor de cabeza era constante desde tiempo atrás, la presión desequilibrada le hacía juego, todo daba vueltas cuando llegó él ... otra noche larga.

Él vino como cada noche, enfundado en su mal humor, con su mirada llena de resentimiento y sus palabras violentas, no sé bien cómo explicar lo sucedido, todo es confuso, la presión, el mal estar, los gritos y golpes que esa noche fueron más intensos y de repente, su antebrazo presionando con voracidad en mi cuello y las fuerzas que me abandonaron ... y dije ¡Basta!.

Por vez primera respondí violencia con violencia cuando mi mano se estrelló en su torso, su rostro lo decía todo, sorpresa, incredulidad ... el desconcierto lo hizo trastabillar. Me puse en pie, me mostré serena al desafiar su mirada ... ¡Ni un golpe más!, dije con firmeza, mi voz parecía ajena, me envolvió una intensa calma y en ese momento me di cuenta que todo había terminado.

Salí de allí, con el corazón destrozado y el alma hecha polvo ... no he logrado ver la luz en este túnel que transito, ya llegará si es que tiene que llegar.
Tiempo al tiempo y después ... aún más tiempo.


Esta semana los Jueves de Relatos están a cargo de PEPE, en su blog, 
La propuesta es interesante "Un giro inesperado"
Los invito a visitar su espacio y leer las diferentes e interesantes formas de abordar el tema.

En mi caso, incluí VIOLENCIA DE GÉNERO que lastimosamente se celebra el 25 de Noviembre.

27 comentarios:

  1. Cuantos golpes, cuantos finales para las necrológicas, me gusta el giro, me gusta que ganen los buenos. Un relato tan real que duele . Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  2. Un buen relato que inicia un nuevo camino tras decir : ¡BASTA!

    ResponderEliminar
  3. Se trata de un giro inesperado que ella se haya defendido. Y de que manera.
    Lo de los celos son absurdos, más combinados con violencia.
    Que bien escrito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Triste realidad que aún perdura sin que nuestras conciencias reaccionen como deberían.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien introducido el tema, Ame.
    Yo no sé cuándo se va a acabar esto si no se pone remedio desde el amor propio de cada uno.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  6. Ese es el camino a seguir por aquellas que sufren de maltrato. Lo malo es que en muchos casos sería peor el remedio que la enfermedad.
    !Hay mucho animal suelto, que sigue creyendo que es el jefe de la manada!
    Bello relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Abogo ese grito que reacciona, que se levanta, que se supera; BASTA!

    Bsoss y abrazos, querida Ame ♥

    ResponderEliminar
  8. Impacta cada palabra... porque en ella va tanta verdad, que duele. Me ha encantado tu grito para este día que no debería de existir... pero ahí está. Ojalá llegue ese momento de ni una menos, de una vez.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
  9. Ame... me has dejado sin palabras. Porque cada una de las tuyas duele y dejan huella.

    Un beso grande y un abrazo fuerte fuerte.

    ResponderEliminar
  10. Compra una pistola.
    Ponte a salvo niña
    Pon solución ....Vive
    No más nada
    Mi abrazo Ame ..Fuerte.
    S

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno y muy bien escrito. Es un grito contenido ante la humillación en múltiples direcciones. Ojalá existiese una reivindicación tan fuerte como esta. Me encantó. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Eso es.
    Hay que luchar.
    Ni un maltrato más.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Es tan dificil decir basta, cuando te sientes completamente dominada por esa persona;pero ella fue valiente y dijo basta, bravo por ella.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Uf!!! Es que hasta yo me iba sintiendo axfisiada...suerte que un dia se hace la luz y se logra salir del tunel. Magnifico relato, besos.

    ResponderEliminar
  15. Vaya por delante que tu relato es valiente en la denuncia y optimista en el desenlace (por desgracia).
    Ahora bien, me pregunto cómo se puede combatir un "tipo" de violencia y otros ser más "normales" y no hacer prácticamente nada.
    Nuestra sociedad está enferma de violencia. Nos rodea, la vemos a diario, la consumimos, la toleramos cómo un mal necesario hasta que hay muertes cercanas.

    ResponderEliminar
  16. Magnífico relato que pone el dedo en la llaga del maltrato. ¿Cuando entenderemos que nadie pertenece a nadie?. La decisión de tu protagonista supuso en su vida un punto y aparte, pero entiendo que es muy difícil de tomar por miedo a las represalias.
    Gracias por participar en mi propuesta.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Buenos días y felicidades por tan buen relato , en él nos has dejado una moraleja y una enseñanza para todas las mujeres en especial , que jamás tenemos que aceptar de ningún modo una mala palabra y mucho menos un mal gesto , hay que alzar la voz y dejar de ser los juguetes para aquellos que no saben apreciar ni tan siquiera a ellos mismos . Un abrazo y reitero felicidades por tu relato del este jueves.

    ResponderEliminar
  18. Un reelato tristemente mil veces real, latidos que desgraciadamente suiguen ahí y que deberían avergonzarnos ese costumbrismo al que casi nos lleva y es que el amor ciega y no siempre por desgracia hay tiempo para decir no basta ya de golpes y de degradación verbal.

    Me alegra volver a leerte.

    ResponderEliminar
  19. Me parece una entrada de lo mejor que has escrito, Ame, me ha encantado como has transmitido el maltrato, algo terrible tan actual en estos tiempos y de siempre lo único que no se denuncia, mal hecho. Hay que denunciarlo siempre.

    Un beso, preeciosa.

    ResponderEliminar
  20. Magnifico relato Ame!, muy bien logrados el clima de angustia y opresión. Bravo por tu heroína!, es el comienzo de un dificil proceso de sanación
    Abrazo

    ResponderEliminar
  21. Ya está el próximo jueves de relatos. El tema es
    Erase una vez.
    Se trata de hacer la propia versión de cuentos infantiles.
    Creo que le podrías meter tu estilo, tu inspiración a alguna de esas historias.
    Y podes usar a uno o más de mis personajes, si se te ocurre como hacerlo. Como la historia que escribiste para una convocatoria que hice, sobre Mara Laira.

    http://molidelcanyer.blogspot.com.ar/2016/11/convocatoria-juevera-para-el-jueves-1.html#comment-form

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Dem
      Te lo debo, lo prometo, no pude publicarlo por falta de tiempo, pero ya te lo envío
      Un beso

      Eliminar
  22. ¿Para qué quedarse allí donde no se nos quiere bien?
    Eso nunca ayuda. A nada, ni a nadie. Aunque sea difícil darnos cuenta de ello.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  23. Un relato excelente Ame, me encanta volver a encontrarte pues habia perdiddo contacto con este espacio. Un beso enorme

    ResponderEliminar
  24. La música
    las letras
    el momento me ha encantado todo

    ResponderEliminar
  25. Boa tarde, o inesperado acontece, neste cedemos ou não cedemos, quando não cedemos tem que haver um grito firme, "BASTA".
    Bom fim de semana,
    AG

    ResponderEliminar

Enlaza mi mano para llegar a tu espacio.
Gracias por dejar tu huella.