28.8.15

¡Siénteme!

Caminaré hacía ti, limpia, incólume, casta, sin un recuerdo pasado ... ajena a todo mal sentimiento. Desearás ceñirme a tu pecho y cuando lo hagas ... tu aliento será una gélida caricia que recorrerá mi cuello, erizando los vellos de la nuca, al mismo tiempo ... descenderá con pesadez por la línea media de mi espalda.

Seré para tu cuerpo, el más puro sentimiento que intenta mantener viva la fuerza de tu abrazo y, tu deseo inagotable a dominarme.

          ¡ Deja que vaya a tu encuentro y me entregue a ti, más allá de mí !
                                                          ¡ Deja que abandone mi ser interno por la inmortalidad del tuyo !

¡ Siénteme ... !
Camino hacia tu lado ... desnuda del alma ... para renacer de ti.

25.8.15

Esencia


                                        Vuela libre
                                           un espasmo
                                                 un susurro
                                                    una metáfora
                                                           el verbo obtuso
                                                                 el poema dócil
                                                                     hasta llegar a ti
                                                                           y volverse sueño
                                                                              que a tu sueño atrapa.

[comentario realizado al blog de María]

17.8.15

Una noche más

El día se apaga, poco a poco las sombras van cubriendo el horizonte con su magia, llega tímidamente una lluvia suave, se siente como un polvo fresco que no moja y al final, todo lo empapa.

Viene a perturbar el anhelo que anida en mi pecho, lo hace escurrir en forma de suspiro que se impregna de la brisa, y se marcha ... como viajero libre de cadenas, sin tiempo que lo detenga, sin espacio que lo contenga. 

Anoche soñé despierta, observé tus sueños poblar la serenidad del universo, suspiré en silencio, intentando no perturbar el letargo de tu cuerpo, me acerqué en sigilo y sentí … la majestuosidad de tu dominio, te observé dormido.
En mi cuerpo sentí un hambre inagotable y en mi vientre una sed ... que no se extingue … incrementa. 

Mi mente delineó el pasado, el índice de mi mano derecha, acarició el presente y dibujé en el viento lo improbable del futuro, acerqué mi boca a la tuya, aspiré tu aliento y exhalé ... mi deseo más profundo ... habitarte. 

Aferré mi espíritu a los hilos de tu libre vuelo, abracé mis sueños a los tuyos, amé tu cuerpo, la desnudez de tu alma y sacié mis pecados en la voracidad de tu lujuria. 
La oscuridad tendió su manto sobre tu cuerpo excitado.

Una noche más ... RespirándoTe

12.8.15

PensándoTe

                    A veces .. despierto
                    con esos deseos terribles de coincidir contigo
                    sentirte recorrer todas mis esquinas ... y mi centro
                    dominar mis pensamientos
                    y hacerte dueño de todos los milisegundos
                    que para ti conservo.
Esto me sucede diariamente ... cuando me acaricia el alba.

6.8.15

De recuerdos

Una caja de cristal transparente, dentro … una bailarina solitaria que espera agazapada a que le abra la puerta y así, ella pueda salir a bailar, pero no hago ningún movimiento, sólo observo. 

Un listón de color rojo, caído a los costados y en sus puntas, ambos trozos un poco arrugados.
Sobre uno de los lazos se encuentra una tarjeta avejentada, la veo maltratada, es normal me repito, en su momento cuando la recibí, saltaba de emoción y la aprisionaba en mi pecho, como si quisiera meterla dentro y dejarla allí guardada … sosteniendo el tiempo. 

La cortina ondeando frente a mis ojos, es de un blanco transparente, contrasta con el oscuro de la calle y las paredes. 

Un café humeando en espirales, negro, fuerte, sin azúcar, así como me gusta y a pesar de eso, no lo he probado. 

Un recuerdo fraccionándose en mil y un partes y todas ellas sostienen atada en sus bordes una abrumadora sensación de abandono. 

El ruido implacable de los motores de los autos que pasan y ametrallan mis sentidos. 

Un dolor externo que no me deja estar quieta y al mismo tiempo, un dolor interno … mucho más profundo que me mantiene detenida 


Ayer lloré, hoy al recordarte también lloro
pero no es por ti, lloro emocionada porque te adoro.