25.9.15

Adoración y entrega

No te resistas, [me susurras al oído], deja que mis manos hagan que tu corazón se altere, que tu sangre fluya desbocada por tus arterias, que tu mente se desconecte y trasgreda límites. 
¡No te contengas!.

Estoy en tus manos, allí, donde me siento perversa. 

Relajo la tensión de mi cuerpo mientras, con la punta de tu lengua lento ... me reptas, conduciéndome suavemente hacía tus terrenos.  

Con los ojos vendados, manos y tobillos sujetos al dosel de tu lecho, boca abajo, con mi cuerpo libre de toda prenda. 

¡No temas!, y es tu ronca voz la que escucho en la oscuridad de mis pensamientos. Me has atado tan bien que, mis pequeñas luchas por soltarme, sólo han logrado enrojecer la piel de mis muñecas.

Deliciosamente me dejo llevar por el amor, suprimo la razón, no hay tiempo ni espacio, sólo la pequeña cadencia de mis nalgas que buscan ser reconocidas y, provocan la brutal erección que arde entre tus piernas. 

Es mi erección la que marca el camino hacia el tesoro oculto entre tus nalgas. Húmedo y caliente me aguarda, rojo al contacto de mis palmas. Te ordeno levantarlo mientras desato tus tobillos hincando las rodillas en el suelo al ofrecerte sedienta de tu Dueño. Mi falo enrojecido, violento, duro, recorre el sendero antes suavemente perfilado por mis labios. Bálano erecto y deseoso de ti tomándote con la fuerza que tu sumisión merece... Tu gruta se abre penetrada, leve resistencia tu virgen regalo lastimosamente se queja. Dolor y placer al tiempo ansiosa, gimiendo sientes cada empujón de mis caderas. Más y más dentro de ti. Tu respiración se acelera, tus manos agarran con fuerza los brazos del lecho, sudas, tus pezones apuntan goteando sobra las sábanas. Muerdo tu cuello, mi pecho se hace uno sobre tu espalda. Lloras y ríes, tiemblas, gritas, gimes pidiendo a tu Amo no se detenga hasta invadirte. Empujo, enloquecido te ordeno moverte al mismo ritmo. Mis manos hacen presa en las coronas de tu pecho en el momento en que la siento llegar. Espesa y caliente, mi primer espasmo te abre aún más anunciando lo que ya te invade por dentro. 

Quiero más. Aún endurecido, libres ya tus muñecas te volteo violentamente clavando mis ojos en tu rostro. Tu boca se acerca, abierta y ofrecida la tomas a mi orden y son tus manos las que inician de nuevo el rito de hacerte mía. Sin pausa, rápida, muy mojada. Mi esencia se hace elixir de vida en tu garganta recorriendo cada parte de ti. 

"Tómeme de nuevo mi Señor, mi sexo le llama". Son tus caderas ahora las que cabalgan sobre mis piernas empapadas, tu hermosa cueva la que arde en llamas a punto de vaciarse. "Permítamelo Amo, se lo suplico" susurras poco antes de que mi embravecido miembro se empape de tu olor, nada reprime ya tus gemidos... 

Agotado, mis manos posan tu cáliz sobre mi boca escanciando tu cuerpo a mis labios el anhelado flujo de tu templo...

Relato a dúo, nuevamente mi agradecimiento por unir tu sentir al mío.
Petrus y Ame

10 comentarios:

  1. Candente relato que han escrito a cuatro manos, con una evidente inspiración de Erato.
    La dominación está bien en ese caso.
    Besos, Ame.

    ResponderEliminar
  2. Mi felicitación a ambos :)
    Besos, Ame.

    ResponderEliminar
  3. Amén. Eso es entrega al máximo. Dejarse "crucificar" sabiendo en la recompensa. Tomar el cuerpo del otro en redención perfecta... y llegar al éxtasis..

    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  4. Un relato de lo más erótico y sensual. Un juego de dos donde todo deseo se materializa en la piel del otro.

    Os felicito a los dos.

    Mil besitos para cada uno y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Siempre es un placer inmenso, en todos los sentidos, unirme a ti

    ResponderEliminar
  6. El sabor de tu piel, perladas gotas de sudor deslizándose en el final de tu cuello que mi lengua recoge, mi sexo pegado al final de tu espalda. Invadida, forzada y sedienta, placer y dolor se confunden dentro de ti...

    ResponderEliminar
  7. Sublime adoración la de tus letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Guauu! ... me encanta Ame !
    Tu estilo es únco.
    Te quiero mucho !
    Besosssssssss

    ResponderEliminar
  9. Hermosamente trangresor y liberador. Un beso. carlos

    ResponderEliminar
  10. Pasional hasta dejarte el pecho bombeando o ¿es la boca del estómago?...
    Encantadora pluma Ame,

    U gran abrazo,

    tRamos

    ResponderEliminar

Enlaza mi mano para llegar a tu espacio.
Gracias por dejar tu huella.