27.4.15

Mi camino

"Cuesta soltar amarras, caer y levantarse, 
pero lo más difícil es seguir caminando".

Hago una pausa en mi camino, lo necesito, ¿volveré?, no lo sé, en estos momentos no estoy segura de nada, pero es una decisión que ha venido macerando por mucho tiempo y una actualización también programada hace ya tanto...

Mis besos


Si yo encontrara en ti 
la verosimilitud de que lo posible 
se haga cierto, y lo cierto 
se vuelva eterno. 

Te regalaría mi presente y, 
desabotonaría tu piel 
para dejar libre tu alma 

Y junto a la mía… 
volar hacía lo indestructible 
Te gozaría…

24.4.15

Despedida


Solía pasear por el cementerio en las noches solitarias
en la madrugada, salía de la morada
la que por tantos años ha habitado
10, 20, 30, quizás 40 años, ya no recordaba
toda una vida vacía, viviendo sin estar viva
tendida sobre un lecho hueco
a veces gris, otras veces sombrío. 
Descubrió una luz, un pequeño destello
que se convirtió en su mundo
aprendió nuevamente a amar
a sonreír con el alma
a vivir el hoy sin pensar en el mañana
pero todo acaba, así como llega se marcha. 
Y ahora... nada vuelve a tener sentido
nada existe que pueda sacarla de estas sombras
que invaden su mente
y consumen sus entrañas. 
Olvidar... olvidarle
y arrancar el dolor interno
de la palabra que lacera el pecho
de la ilusión que desaparece cuando llega el alba
de la sangre que escurre cuesta abajo.
Necesita pisotear el charco rojo que a sus pies
ha quedado derramado. 
Olvidar... olvidarle
arrancar de su mente
el recuerdo de sus ojos pardos
en los que encontró el eco de su alma perdida
y esa esencia de vida que la lleno de dicha. 
Olvidar que en su retina descubrió su reflejo partido en mil pedazos
así como lo hizo el corazón
cuando convertido en roca
lo lanzó al abismo de su pecho
y se hizo polvo, apenas traspasar su aura. 
Olvidar... olvidarle
¿cómo lo hago sin morir en el intento...?

Jueves de Relato
Anfitrión: PEPE
Tema: Despedida

17.4.15

De sensaciones



Desnuda frente al espejo, por vez primera me observo. Detallo mi cuerpo con la mirada, reconociendo cada surco, cada relieve.
Voy soltando poco a poco cada prenda que cae deslizándose suavemente por mi piel y va a quedar arrugada coronando mis pies descalzos.

Mi cuerpo se muestra piadoso, comprensivo mientras recuerdo las múltiples veces que lo he castigado, con dietas, con ajustes excesivos de prendas reducidas, con insultos por alguno que otro complejo que en su momento se infiltró en mi mente.

Lo observo piadosamente, tan unido a mí y a la vez tan rechazado, tan criticado, restándole valor y cuidado y, por primera vez lo veo con ternura y poco a poco con deseo, con pasión, veo un cuerpo que grita a pulmón abierto su sensualidad arrinconada, una piel sedienta de caricias, de besos no recibidos y empiezan mis manos a proporcionarle el placer antes negado.

Lo miro y admiro y me recreo al ver que se eriza en cada centímetro de piel que es acariciado, lo veo único y poderoso y es entonces que cierro los ojos y me dejo llevar por las sensaciones que mi cuerpo me entrega. 

Soy yo y mi momento, sólo para mí, sintiendo y explorando, nada malo puede ocurrir en un momento tan sublime como el que estoy propiciando. 

Descubro sensaciones, emociones que erizan mi mente, lugares antes ocultos, prohibidos y empiezo a liberar fantasías reprimidas, gemidos acallados, todo es placer al sentir mi cuerpo conectado con mi mente, con mi alma y entonces llega ese instante pleno, donde el orgasmo se vuelve el cenit de este paraíso que arde entre mis dedos.

Me inundo con la liberación de todos mis tabúes, de mis complejos pasados y me dejo ir, con la mente enardecida, la conciencia me abandona y el placer fluye a borbotones recorriéndome entera, de principio a fin.

En esos pequeños segundos es como si el tiempo se detuviera, la felicidad me envuelve en su manto y la serenidad que viene detrás del orgasmo me inunda, y, a partir de ese instante, descubro que, mi cuerpo, mente y yo, somos la más sublime creación del universo.

10.4.15

Insomnia

                    Oscuras noches de infierno
                    se estrellan sin clemencia
                    sobre mi cuerpo ... estremezco.

                    Cuando descubro que penetran
                    apoderándose de mis arterias
                    las obstruyen ... las flagelan.

                    Dejando mi corazón
                    antes febril
                    congelado ... casi muerto.

7.4.15

Con sólo una mirada

Cuando observo en el interior de tu mirada 
 y veo tu alma...

                    Y me cuenta entre susurros
                    lo que tus palabras callan
                    todo es cristalino...
                    todo es limpio...

                    Y, lo guardo sólo para mí.
                    Porque sé que eres sincero
                    que tus sentimientos
                    salen de dentro.

                    Y no hay placer más dulce
                    y más perverso
                    que saberme unida a ti
                    alma con alma.