31.1.14

Los latidos de mi noche


Esperaba el susurro de un sueño nocturno 
revoloteando por su ventana cada madrugada, 
era el arrullo necesario para cerrar los ojos 
y dejar de sentir la agonía que la atormentaba, 
el segundero del reloj aceleraba el ritmo 
en complicidad con sus latidos, 
fue en vano... los recuerdos llegaron 
inundando de humedad los muros a los costados 
de mi pesada soledad.

26.1.14

Más allá de tu mirada


Más allá de tu mirada, 
voy cruzando capas oscuras de tus laberintos, 
me guía tu olor, escucho tu palpitación, 
el deseo controlado cuando estás conmigo, 
voy camino al taller de la esperanza, 
donde habita tu alma cincelando mi alma, 
mis pasos son tranquilos, mis huellas se marcan 
a fuego lento, a fuego vivo, 
veo hilos de sombras que se mecen en tu historia, 
tu biografía de vida se me devela misteriosa, 
el miedo a no controlarte, 
cuando ofrecida a ti te entrego mi vida, 
el hilo de la angustia, 
de sentir como tuyo el látigo que me acaricia, 
la opresión que tantas veces tu pecho ha sentido 
cuando tu mano en mi cuello sostenía mi  último suspiro, 
la firmeza de tu mirada que traspaso lentamente 
cruzando el calor y frío en el tálamo de tus latidos
provocando tu guía, imploro tu dominio
de tu paciencia y entereza, sonrío satisfecha
y al llegar al fondo... en lo más profundo de tu mirada
encuentro al Dueño de mi universo, 
acunando mi alma en cóncavo y convexo.

Más allá de tu mirada, mis pasos encamino hasta encontrarte...

22.1.14

Tú... el mejor de mis pecados


Al pensar en ti, mi esencia impaciente desfallece
me sorprendo del espasmo de mi cuerpo entre penumbras,
imaginando el roce de tus dedos en ascenso por mis muslos,
reptando inquietos ocultándose de miradas indiscretas,
el ardor interno de mis ansias se derrama,
en cada uno de tus suaves movimientos, 
¡me derrites!
cuando escalo desde el yacimiento los tejados de tu erecto infinito, 
alterada en furia delirante 
al beber con calma el manantial de fuego de tu noche 
cuando estallas desbordando al precipicio
te proclamo a fuego vivo, 
extasiada de tu esencia, 
cuando mi alma entre tus brazos resucita 
yo me rindo...
y te reclamo como fruta prohibida 
ser mi dulce fantasía, 
¡el mejor de mis pecados!.

17.1.14

En la prisión de tu mirada


La ciudad resbala tempestuosa por los cristales de la ventana
observo como se abre la noche y con ella tus pensamientos
estremecido mi cuerpo como lienzo blanco de blanca espuma
que se ilumina con la luz opaca de una lámpara arrinconada
me siento prisionera en la oscuridad de tu mirada
y en palpitante lentitud de tu lengua descalza
que bordea la cavidad de mis labios sin sombra
despierta impetuoso un deseo aprisionado
que viaja sutil en la silueta de tu silencio
embraveciendo mis sentidos cuando tus manos suaves
trazan el abismo abierto y delicado de mi piel de seda
mientras mi cuerpo gravitante arde en la voracidad de tu arrebato
y cae violento en la succión que tu boca ejerce en mi centro
muero lentamente... estremecida... prisionera... complacida
me doblego susurrándote entre ráfagas de deseo
tuyos mis besos, mi alma tuya...
"Por siempre tuya"

10.1.14

El silencio de mi piel

Se filtran las sombras a través de las grietas rojo sangre que se derraman libres... Es un dolor que ofrendo ante la tumba del último sueño. Adjunto el latir de mis labios vacíos, buceo en la profundidad de mi alma, entre gritos y lamentos al sentir la brutalidad del hielo que me penetra y devora matando los laberintos de mi noche. Camino entre las ruinas de mi pensamiento... lecho violento de un pasado ardiente, entre las noches que se apagan cuando se encienden las lágrimas que gravitan como fantasmas en la piel hilvanada de mis mejillas.

En el silencio de mi piel la bestia del olvido desgarra mis entrañas.


Te llevo como hilo invisible cosido a mis entrañas
al caer la noche muere la última gota de melancolía... la ilusión se apaga
sacudo tu almohada y bebo tus miedos
Siénteme... soy la vocal que forjó tu mano
adquiriendo forma en tu piel,
como aroma de miel suspendida en tu cuerpo
dejo gotas pasión de humedad en el rincón de tu sexo
sigilosas esperan el largo camino de la luna y tu ser
soy el último verso que tensa tu piel... aroma de mi, con sabor de tristeza
mi último aliento lo dejo en tu boca
guarda todos los versos nacidos para ti
con esas sencillas palabras que solo te dicen
¡Te quiero!, y te quiero feliz
te llevo tatuado en mi vientre, 
con la brutalidad de una cicatriz indeleble 
y sin embargo, me arrodillo ante tu lecho, 
guardándote luto, muerdo mi labio
ya no te nombro, giro mis pasos
me alejo de ti... 

6.1.14

Bautízame...


Amanece en frenesí el vasto envoltorio que perenne te acompaña, 
 al reclamar el íntimo temblor de mi lengua enfurecida, 
 la rubrica letal de mi savia te vulnera, 
 al exprimir la esencia bohemia de mi verso 
en el mástil profundo que equilibrado entre mis manos, 
sucumbe a jirones en el silente enaltecido del abismo de mi boca 
tu espuma, fruto ardiente explota pausando el firmamento, 
para ser alimento de la prosa vehemente...
en el ritual estrellado de mi cielo
...Bautízame.