29.5.14

Confesiones


Sin ser tu musa
hurto de tu esencia el equilibrio

Sin tú saberlo
robo de tus sueños sus misterios
cada vez que en tus ojos me miro

Y me convierto en verbo de tu verbo
que muere en tus costados
resucitando en los sensores de tus manos

24.5.14

Prendida de ti


Dame la sonrisa de tus labios 
y de mis manos crecerán océanos que diluyan soledades. 

Dame de tus ojos, la dulce melodía de tu mirada 
y arrancaré la nota más sublime del silencio.

Dame la caricia de tu verbo
y no habrá universo que pueda acallar la sinfonía que brote de mi pecho.

Dame lo infinito de tu esencia
que quiero retenerte en el cosmos de mis ganas.

Háblame de ti
infiltra tus sueños en mis realidades.

Escríbeme un poema en el desnudo de mi cuerpo
con las brasas inextinguibles de la hoguera de tus venas.

 Viájame...  recórreme envuelto en el deseo que me engulle
 y ponme a salvo, en el hueco de tu corazón a cielo abierto

20.5.14

El santuario de tu pecho


He llegado al oscuro palpitar de tu destino
y vengo a quedarme
en los sueños que cabalgan mi esperanza.

Bailo el impulso de tu vientre
erótico ritual que nos abraza
celebrando el anhelo inmortal de la pasión que nos cobija.

Camino desnuda 
por la ruta que me lleva al santuario de tu pecho
para iluminar los surcos de tu alma.

Y en el latido de tu beso
repto lentamente mi delirio
allí... donde descubrimos, que seguimos siendo uno.

16.5.14

Melodía de recuerdos


Se escucha una suave melodía en el universo
viaja lento, viene impregnada de tu recuerdo
ha recorrido un largo camino
hasta habitar con tus sueños las profundidades de mi memoria.

Asisten al concierto tus brazos, tu sonrisa
gemidos cálidos que reptan el infinito
mensajes de amor que me ofreces
cuando gravito por tus pupilas.

Descubro extasiada la canción que me brinda tu corazón
al tiempo que danzan los rizos de tus cabellos sobre mi cuerpo
tu fuego interior suspira mi nombre
el goce de tu entrega
dulce, nívea, en mis márgenes derramada.

Soñar... soñar sintiendo que te pertenezco
que somos uno, intenso... perpetuo
bailando en el lenguaje inmortal
de dos almas que se entrelazan.

                                                                                                                                 Vives en mí...
                                              como un gemido colgando en la melancolía de mis recuerdos.

13.5.14

Desolada


               Mi mente es un laberinto sin salida
               Me siento perdida
               ante el desencuentro de tu mirada
               con la mía

               Melancólicas lágrimas van rodando
               por mis mejillas, tiritando de frío
               dentro de un profundo vacío

               No hay suspiros que lleven el eco
               del sosiego sostenido
               Todo se congela ante la mueca de pesar
               y de tristeza
               hilvanada en la comisura de mis labios

               Estoy rota e indefensa
               Sin poder asirme a tus pensamientos
               me hallo sin ti, desvalida

               Sin sentir tus susurros en mi boca
               estoy sin mí, arrodillada en un camino
               que me muestra un horizonte sin tus huellas



No soporto cuando no me atas           
y me dejas volar...  sola           
aunque solo sea por un momento           

10.5.14

Adoro tu magia


En las noches
mientras duermes
tus mágicos secretos se entrelazan
cual arrullo de una aurora boreal

Y vuela el roce de tu piel
jadeante bálsamo
que copula mis latidos.

9.5.14

Esencia de vida


Eres alba que deja su brillo en mis manos 
suavidad y caricia que rompe el vaho encantado 
Contorno de mis ojos
donde tu luz se queda dormida 
Tormenta de aromas 
que anuncia mis sueños contigo 
Eres pasado y presente 
que nunca sus alas detiene 
Eres esencia de vida 
que da sentido a la mía.

10 de Mayo, día de las Madres
A cada una de las Madres que pasan por este espacio
¡¡¡ Felicidades !!!
Besos y apapachos.

8.5.14

Bordando el cielo

Si tan solo imaginaras lo que eres capaz de esculpir en mi memoria, cuando me ofreces tu mirada en el horizonte que despierta con el alba, y me sonríes penetrando mi sentir y mi inocencia...


Llevo escrito tu nombre en cada centímetro de mi piel, y es que lo sabes bien, como también yo lo sé, que todo de mi te pertenece, no hay posibilidad de escape, todo se define cuando escucho tu voz, entre lo abstracto y lo concreto.

Admito que te llevo bordado como una cicatriz indeleble en el corazón y en el alma. Y es que te has convertido en el centro de mi Universo por derecho propio.

Mi mente no conoce límites cuando estoy contigo. Mis dedos intentan trazar la silueta perfecta entre tu cintura y la armonía de tus caderas. Mis manos se recrean en la lava del volcán que copiosamente guarda el epicentro de tus deseos...
No es por casualidad que solo tú me haces observar, desde las profundidades más recónditas, el anhelo oculto que recorre mis entrañas.

¿Cuántas ansias furtivas más, prenderán hogueras en mis vísceras cada vez que me haces tuya?... cuando mis pupilas te traspasan, amoldo mi respiración a tus pulmones y caigo tendida, y rendida, en el fragor de tus caricias.
Y debe de ser así que me envuelvo en la perpetuidad de tu poder infinito, en el clamor inmenso de los sentidos que mi piel desnuda desvanece entre tus besos, mientras mi boca se aferra a tu boca.

Ahora cierro los ojos...
Me sujeto a tu cuerpo admirando el suspiro que expelen tus poros embravecidos, y desciendo suave por la línea de tus sueños. Los mismos que gesto, celosamente, entre mis piernas.

Hoy descanso tranquila a tu lado.
Y te digo que, mi ser tiembla. Y que a tu ritmo, me llevas por los bordes de tus costados. Que arde mi excitación cuando tu cuerpo me reclama. Que me cuelgo de tu cuello y busco en tus ojos el reflejo del placer que me provocas, encadenándome eternamente al bálsamo de guerra y paz que me ofreces en tu almohada.

Y en el eco de tu beso descansa el último suspiro, ese que me hace sentir que estoy dispuesta a morir y renacer una y mil veces... contigo. Solo contigo.

3.5.14

Delírium trémens

Con vehemencia apareces súbitamente donde, y cuando menos lo espero.
Te venero, como siempre, ya lo sabes.

Eres el origen y la causa de la fruición que jalean mis latidos de entre los muslos de mis piernas.
En mis noches. En mis días. A todas horas tu imagen se proyecta en mi espacio vital.
Cuando duermo. Cuando estoy de vigilia.

Si supieras... Si alcanzaras a sentir que me imagino deshojada entre tus dedos, y en mi cama, cubierta de la suave inmensidad de tu mirada, me acaricio fabricando un nuevo sendero por el que puedas transitar hasta saciar mis anhelos. Sin temor. Reinventada para ti entre sábanas de negro satén, arrancando de mi cuerpo todo aquello que estorbe. Sin pudor. Compartiendo sorbo a sorbo los trocitos azotados de mi almohada, con tu etérea y sublime fantasía de blanca magia.

Peregrina soy del Cielo y el Infierno donde moras.
En el requiebre de caderas y lujuria compartida, le musito incoherencias lascivas a tu alma, mientras las yemas de los dedos desdibujan por los bordes mi sonrisa vertical, volviéndome por tus manos inmortal, extasiada al imaginarme recorrida sin piedad.
Y es entonces que visualizo cómo dominas mis espacios al tejer en mi vientre tu lluvia con la mía.

Al despertar siempre abrigo la esperanza de encontrarme por tus brazos cobijada.
Pero no te encuentro. Y en mi lecho, a solas... te imagino agitado hasta el delirio, con mi nombre escrito en tus labios, mencionándome en silencio, desde lejos

Y es entonces que te siento... MÍO.