26.8.13

Volando hacía el pasado

¿Has escuchado el sonido que hace la noche al descender por la ciudad?
Son pequeños cantos armoniosos que se impregnan en la piel, el sonido suave que percibo logra desconectarme de todo lo material y solo siento y vivo para ese instante.



Empezaba a esconderse el día pasadas las seis de la tarde, se tornaba en colores grisaseos antes de adueñarse de todo en lo que se posa la calidez de la noche, era extraño ver el cambio día/noche, siempre lo fue, hasta la fecha en que en ocasiones estoy fuera en esos momentos, me sigue desconcertando esa transición.

Cada día viernes, pasadas las seis de la tarde, mi habitación era invadida por mis impulsos, mi ansiedad por escuchar nuevamente la melodía de la noche, encaminaba mis pasos por mi recámara hasta llegar a la puerta que daba acceso a la terraza, era muy grande, abarcaba tres habitaciones de la parte inferior, la casa en la que vivía con mi familia, a la derecha, adornado por plantas y flores puestas desde hacía tiempo para mi, rosas rojas, muy grandes y alguna variedad de plantas, una en particular con hojas en forma de corazón, mi favorita, era mi jardín de los sueños, donde habitaban mis fantasías, al lado y muy cerquita un camastro en el cual y como un ritual los viernes en la tarde con delicadeza me recostaba, la vista del cielo era de ensueño, sus tonos azulados con alguna nube adornando con sus figuras extrañas, veía descender como danza traviesa el velo de la oscuridad, llenando mis pulmones de oxígeno, cerraba los ojos y escuchaba...


Suaves voces se sentían en el ambiente, eran las sombras que descendían lentamente, como melodía tranquila cobraban vida al penetrar en mi mente, viernes soñado en aquel camastro al resguardo de la terraza, así me quedaba por minutos que se hacían cortos, me llenaban de energía y entonces, una voz me sacaba del mutismo en el que me encontraba, -se hace tarde niña- (era mi madre), al abrir los ojos todo era calma y oscuridad, la sonrisa amplia se dibujaba en mis labios, mis ojos se empequeñecían y solo disfrutaba ese remanso de paz.

Mi descenso era veloz, corría por las escaleras de la casa hasta llegar a la sala, donde mi familia esperaba, reiteradamente escuchaba la misma entonación, -siempre lo mismo, cuando te cases ya quiero ver si llegas tarde-, ese pensamiento era rechazado por mi mente, en sacudida lo alejaba de mi, no pensaba casarme, estaba destinada a servir a Dios, (eso creía).



Caminábamos por las calles oscuras de la ciudad, en ocasiones era adornada por una luna inmensa, redonda y bella que alumbraba nuestro sendero, pasaba de las siete de la tarde, ya las calles estaban oscuras, no había temor de andar por ahí, estaba solo, algún transeúnte de vez en cuando, pero generalmente las personas a esa hora permanecían dentro de sus propiedades, sabíamos el destino, La taberna de Arturo, un lugar mágico.

Al llegar a la puerta de acceso, Arturo, el dueño del local nos recibía amablemente, era un hombre muy alto y fuerte, moreno y con su semblante sombrío, la voz gruesa, potente, al escucharlo siempre me ponía en posición de firmes, solo pasaba su mano por mi cabeza, yo abrazaba a mi padre, saludaba a mi madre y hermano y a nosotras (mis dos hermanas y yo) con una leve inclinación y mirada fija, luego nos daba el paso hacía la que por muchos años fue la mesa que cada viernes ocupábamos, caminábamos tranquilos por el lugar, era de una calidez que envolvía, siete mesas, cada una con cinco sillas, y siempre las mismas personas, las mismas familias, rostros conocidos, conforme pasaban los años, las sillas se iban llenando con los nuevos integrantes de la familia, la taberna solo abría los viernes en la noche y era para las mismas personas.

Había un ritual que más tarde comprendí, al llegar a la mesa, en el centro se encontraba un adorno, una pareja, por su vestimenta parecían de otra época, ella con su vista al oriente, donde estaba la única ventana del local, él mirando hacía ella, no estaba permitido tocarlos, sólo Arturo podía hacerlo, años después me contaron la historia, Arturo se casó con el amor de su vida, desde niños se conocían y alcanzados en ella los 14 años y en él 17 años unieron sus vidas, el sueño de ambos una taberna, un lugar íntimo y familiar el cual adornarían con obsequios de los comensales, sus amigos, la ventana daba al jardín que dividía la casa del negocio, allí murió ella, poco después de casarse, La taberna de Arturo abrió sus puertas años más tarde.


De mi mano siempre se desprendía una hoja de mi jardín, algún pétalo de mis rosas, que siempre hoja/pétalo eran adornadas con alguna letra, una carita feliz o el huevito con sombrerito que me gustaba dibujar, también llevé en algunas ocasiones rocas con sus formas extrañas que me encontraba en el camino y las recolectaba para Arturo, eran mis pequeños tesoros, mis hermanas eran más prácticas, llevaban llaveros la mayor de Menudo, su grupo favorito, siempre alguna foto de ellos o un recorte de noticias, la media algo más seca, tomaba de su armario en el último momento, alguna pieza, un anillo, un collar, algo que tuviera guardado, mi hermano sus figurines que hacía con aluminio, mis padres llevaban siempre alguna pieza decorativa, a mi no me importaba llevar hojitas, pétalos o rocas, al contrario, me tomaba mi tiempo para seleccionar los que me hicieran sentir algo, todo se ponía alrededor de los figurines de la mesa, allí se quedaban hasta que ya entrada la madrugada, Arturo las recolectaba después de la limpieza del lugar.



Era un pequeño restaurancito de hamburguesas y carne asada, todo era preparado en el jardín del lugar, el acceso era solo para las siete familias, pero tenía un local extra, al lado de la taberna y allí diariamente se atendía al resto de las personas, un lugar con lo necesario para estar cómodo y solo eso, pasó el tiempo, los cambios se hicieron presentes, crecimos, todo fue diferente, la vieja taberna ya no recibía amigos, ahora era un museo que a lo largo de los años Arturo había construido.

Alguna vez pasé por el frente del local, ningún cambio, allí el tiempo se detuvo, al lado era un lugar acelerado, siempre abierto y con gente de todos lados, ya en la adolescencia alguna vez fuimos a visitarlo, en alguna ocasión, Arturo nos mostró el lugar en el que guardaba sus tesoros, las siete mesas adornadas de la misma forma, en sus laterales vitrinas altas, todo estaba allí, las hojas y pétalos con letras formando frases sencillas, nombres, las rocas con las cuales formó una pequeña montaña, llaveros, collares, recortes, swetter o chalecos tejidos, fue una descarga de sensaciones el lugar, un llanto que controlé hasta llegar a casa, los recuerdos en ocasiones por muy gratos que sean te entristecen, Arturo era diferente, no lo reconocí, un hombre no muy grande, su voz muy suave, el peso de los años se cimbró en su cuerpo, que cansado caminaba a paso lento, pero en su mirada había mucha paz.

Un recuerdo que había olvidado y en el cual me doy cuenta que no soy una soñadora reciente, desde siempre mi mundo interno ha sido de ensueño, este pasaje de mi niñez es gracias a un amigo que me hizo recordarlo.

50 comentarios:

  1. Gracias por compartir ese recuerdo y toda la magia de tu corazón.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por siempre estar Toro.

      Besos

      Eliminar
  2. Ufffff, Ame! Infinita es tu sensibilidad, tu dulzura, tu especial sentir... Llevas un tesoro dentro de tí porque en ti vive la vida en generosa armonía.

    Preciosa historia y magnífica narración. Sorprende tu maestría, amiga mía! Poesía en el alma!

    Besos y apapachos!!! :) Y mucho cariño...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intento estar en armonía Emilio, es complicado en ocasiones, pero vamos caminando, gracias Emilio

      Besos y apapachos, te cuidas

      Eliminar
  3. Qué hermosura de relato...

    Me ha encantado....

    Con tanta sensibilidad y belleza.....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis, mi agradecimiento por tu visita y comentario, un placer recibirte.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Lo poco que he visto me ha gustado mucho.Con tu permiso me quedo hechando un vistazo.Un saludo desde Almería.-
    http://visual-anjespinosa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu estancia en este tu espacio, ya he visto tu blog y es precioso, un placer visitarte Anjespinosa

      Un saludo

      Eliminar
  5. Bom Dia
    Delicioso... Gostei =)

    Besos
    http://coisasdeumavida172.blogspot.pt/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cidália, siempre agradeciendo tus visitas

      Un beso

      Eliminar
  6. Me has dejado sin palabras...

    Que belleza al describir, que bonito imaginar todos esos momentos, todos esos recuerdos... Me hacías a mi saltar también a algunos míos.

    A veces hasta me he emocionado.

    Precioso...Cuánto valor tienen los recuerdos atesorados....

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es grato saber que en momentos te has emocionado Misteriosa, es agradable ver y sentir tu sensibilidad, gracias linda

      Besos

      Eliminar
  7. preciosos recuerdos de los que merece recordar... siempre añorando con nostalgia aquellos sitios que nos marcaron...
    tantos de ellos que me marcaron en mi vida tambien, hasta en un diario de esos largos que aun guardo de mi niñez
    y que aun siguen en mi corazón...

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los buenos recuerdos se añoran con nostalgia Cora, un diario, alguna vez tuve uno :)

      Un beso linda

      Eliminar
  8. SIEMPRE ES AGRADABLE RECORDAR ESOS HERMOSOS MOMENTOS DEL PASADO,,, AUNQUE SIEMPRE UNO ACABE TENIENDO ESA TRISTEZA AL RECORDARLOS.
    GRACIAS POR COMPARTIRLOS CON NOSOTROS.
    UN BESAZO AME!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una tristeza diferente Lord, quizás por la misma añoranza.

      Un beso Lord

      Eliminar
  9. Bela historia...Espectacular....
    Cumprimentos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fernando, por tu comentario y tu visita, siempre grata.

      Un saludo

      Eliminar
  10. AME !! qué buena narración !! una prosa impecable, una hermosa historia, muy bien contada, con todos los matices necesarios, las pausas, las separaciones. ¡FELICITACIONES !!
    Eres un alma inquieta y soñadora siempre, por eso a veces no "encajas" con el mundo real . Vives en una caja de cristal, llena de sueños . Todo eso tiene para mí una atracción incontenible.Los seres afines se atraen.
    ¡¡¡APAPACHOS !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un alma soñadora María del Carmen y tremendamente impulsiva, gracias, tus visitas son muy importantes para mi.

      Aspapachos corazón, te cuidas

      Eliminar
  11. Un relato lleno de Magia en esos recuerdos que impregnan nuestra Alma.
    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por sentirlo de esa forma Pedro Luis

      Besos y abrazos

      Eliminar
  12. Eran tiempo más civilizados, era más fuerte el sentido de familia y de amistad. Hasta los amores eran para siempre. Hoy vivimos en una etapa dónde la impermanencia marca el ritmo. El relato de tu niñez no tan lejana, parece sin embargo traída de un pasado muy lejano, dónde los niños dibujaban en una hoja y los mayores las guardaban como un tesoro.
    Es entrañable tu historia, me alegro que la hayas vivido así.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el cumplido Alejandro :), un pasado no tan cercano, quizás por ser la más pequeña por muchos años la atención fue diferente y en alguna forma influyó en mi forma de ser, nuevamente te agradezco el comentario.

      Un beso

      Eliminar
  13. Se pierde uno en ese mundo de ensueño tambien.! Un relato para leerlo a cada rato te mueve las fibras de la sencibilidad..Me encanto!!!. Te mando un calido abrazo. ( Por cierto la Vie en Rose...es una bella eleccion para este blog. Que musica tan hermosa )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pasa el tiempo muy rápido cuando estás soñando, me agrada te haya gustado, la música me encanta también.

      Un beso idolidia

      Eliminar
  14. Leeré tu extenso texto en otro momento, con más tranquilidad, pero te dejo mis saludos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte María, un beso linda
      regresa cuando gustes

      Eliminar
  15. Hermoso lo que acabo
    de leer, siempre es
    grato recordar el pasado
    y tú lo has hecho vivir
    y latir en ti..
    Te dejo un beso..linda semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos recuerdos son agradables Claribel, y si, es grato traerlos de vuelta.

      Un beso linda

      Eliminar
  16. precioso y tierno relato... con esa balada que en la noche hace de los sueños ese jardín que tan bien dibujas... y que con tanta añoranza recuerdas... besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un buen recuerdo Antonio, me agradó volver a vivirlo

      Un beso

      Eliminar
  17. Tus añoranzas y tu saber relatar hacen de tus escritos una apologia
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan, siempre agradezco tus visitas.

      Un beso

      Eliminar
  18. Tus sentimientos de poeta hacen ver arte en mis malas fantasias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son excelentes tus fantasías Juan

      Más besos

      Eliminar
  19. Ya sabes lo que pienso, que tienes la capacidad para describir y contar las historias muy bien, y este relato es una muy buna prueba de ello, muy bien logrado, te felicito!!

    Besos dulces para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dulce, sí, me lo has dicho, pero ya sabes lo que pienso :)

      Dulces besos para ti

      Eliminar
  20. Dulce y sensible y una exquisita manera de contar.
    Gracias por compartir tus recuerdos.
    Felicidades!!
    Un beso, Ame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por acompañarme en ellos Ojos de Niebla.

      Un beso linda

      Eliminar
  21. Ame,,,realmente eres una escritora, no es fácil recurrir al pasado y además plasmarlo como tu lo haces, tocar cada momento vivido, cada instante que ha dejado huella en la mente y el corazón; recibe mis mas sinceros elogios no con el ánimo de empequeñecer tus vivencias, si no por el contrario realzar tu vida, que has compartido con nosotros,,,besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No empequeñeces nada Lobo, son recuerdos en su momento vividos al máximo, ahora con añoranza claro, un placer Lobo.

      Un saludo

      Eliminar
  22. Un relato que se te hace corto por ese gran derroche de sensibilidad recordando el pasado lleno de unas hermosas vivencias.


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es en extremo largo José, me agrada lo veas corto, recordando el pasado, lindo tu comentario.

      Un beso José

      Eliminar
  23. very nice :)
    follow each other follow me I will follow you back
    http://carolineepe.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  24. Olá,
    O seu regresso ao passado e vivido com se estive no presente, deve-se á sua enorme sensibilidade e o enorme sentimento com que escreve cada palavra.

    abraço

    ag

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Existe Sempre Um Lugar, siempre gratas tus visitas.

      Un beso

      Eliminar
  25. Hola! Tarde
    La sensibilidad y la ternura ... que tienes que escribir ... muy bonito ...
    Creo que lo que experimentamos y vivimos, que producen el conocimiento y los hitos que llevarán durante toda la vida. Debemos volver a los recuerdos del pasado sólo para revivir las cosas buenas y aprender de los errores, pero no lo es, por lo tanto, hay que admitir que nunca nos deshacemos de ciertos recuerdos., Bueno o malo ... pero por suerte podemos escribir el futuro. Es en blanco. Y sólo depende de nosotros.
    Y es tan difícil como parece, sólo necesitamos encontrar una sonrisa de la paz para continuar ...
    gracias por compartir!
    Fine días
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Revivir lo bueno del pasado que el futuro es una hoja en blanco, llevas razón Felisberto, gracias por siempre estar.

      Un beso

      Eliminar

Enlaza mi mano para llegar a tu espacio.
Gracias por dejar tu huella.