2.5.12

Dieciocho años después

Erika se levantó muy temprano como siempre, desde el inicio sintió su día gris, algo triste, aún así lo inició como de costumbre.

Al llegar al colegio y dejar a su pequeño,  se encontró de frente con una antigua amiga de la adolescencia, tenían muchos años sin verse, se saludaron con cierta reserva, Myrna su amiga le dijo que tenía tiempo de verla, pero que no se había decidido a saludarla, le dijo tener algo que le pertenecía y guardaba para ella.

Una carta, escrita el 23 de Abril de 1994, por Efrén, el hermano de Myrna y por el cual rompieron su amistad 23 años atrás.

Al llegar a casa y después de varias horas de indecisión, la abrió dispuesta a leerla.

Hola bebe
A pesar que no quisiste estar conmigo yo nunca te pude olvidar, siempre al levantarme llevo un pensamiento para ti, un espero que te encuentres bien, que seas feliz y al acostarme rezo mucho por ti.

Han pasado algunos años desde que te dejé de ver, desde que me dejaste de hablar, no estabas preparada o es quizá que yo, que deseaba tanto demostrarte mi amor por ti, te asuste.

Tengo que confesarte muchas cosas, una de ellas es que cuando nos presento mi hermana, la expresión que de mi boca salió fue el que linda eres bebe, pero ya te conocía de mucho tiempo atrás, siempre te veía pasar cuando ibas a tus clases y tambien de regreso, te esperaba y te seguía hasta tu casa para ver que llegaras bien, esto lo hice por mucho tiempo, casi desde que mi hermana y tu se hicieron amigas.

Cuando saliste con mi hermana al cine, yo lo planee, le pedi que te llevara, que se quedara contigo hasta que apagaran las luces y luego que me dejara a solas contigo, tambien le dije que se llevara tu bolso, para que no pudieras escapar de mi, así lo hizo, ¿recuerdas?, llegué supuestamente de casualidad y te salude de beso en la mejilla, te asustaste no estabas acostumbrada a tanta familiaridad, mi hermana te dijo que compraría algo y tu quisiste acompañarla, pero ella te pidió que te quedaras para saber luego a donde regresar, por supuesto yo me quede contigo, nunca regresó y todo el tiempo estuviste muy nerviosa, al salir del cine, veías para todos lados buscando a mi hermana, yo te dije que estuvieas tranquila, que seguro se había ido a casa, hubo un problema que nunca supe bien que paso, pero si que mucha gente se amotinó y tu, asustadita te acercaste a mi, fue lo mas increíble que me pasó, te tenía en mis brazos y aspiraba tu aroma fresco, te sentía temblar y apretarte cada vez mas a mi, para mi en ese momento no existió nadie mas, estabamos solos, después la magia se perdió yo creo que si me hubieses dado la oportunidad, seríamos muy felices, te llevé a casa, pero no podías llegar sola, mucho menos conmigo, aunque yo deseaba hablar con tus padres, fuimos a buscar a mi hermana y ella esquivó todas tus preguntas, nos despedimos, ahora no solo te di un beso en la mejilla, te di un abrazo tambien.

Nos volvimos a ver en dos ocasiones mas, una de ellas traías una blusita de seda azul cielo y un pantalón negro, te veías hermosa, platicamos un poco de tus estudios, del trabajo que te ofrecieron tambien y tu no deseabas aceptar, estabas muy chiquita, eras una bebita, siempre te quise, desde el primer momento en que te vi.

La siguiente vez estabas mas tranquila conmigo, hablamos mucho tiempo y no voy a decirte que lamento lo que paso, porque fue y ha sido hasta hoy un dulce recuerdo, ese beso que te robé me dejó marcado bebe, te envolví en mis brazos  y te besé y por unos instantes me sentí soñando, me sentí imponente, fuerte, capaz de vencer al mundo entero, pero vi tu carita y me dolió, sentí que me aproveché de ti, te fuiste y no volví a verte.

Te abordé una última vez, tu no deseabas hablarme y te lo supliqué, me dijiste que tenías prisa y solo te pregunté si no deseabas volverme a ver, con el temor de tu respuesta, así fué, me confirmaste lo que temía y yo te prometí que no te molestaría mas.

Te mentí, por varios meses te seguí para que llegaras a tu casa segura, cuando te vi con aquel hombre mi mundo se derrumbó y me alejé de ti, después de mucho tiempo me enteré que era alguien que te acompañó a casa el día que se te hizo tarde.

Estoy a punto de casarme y bebe te sigo amando, no me importa que tengas una vida, yo te quiero igual que antes y por ti dejaría todo, por tenerte nuevamente en mis brazos y hacerte feliz, por ser el hombre que camine a tu lado, solo dejame demostrarte lo mucho que te amo.
Efrén
23 de Abril de 1994



Los recuerdos se amotinaron y Erika imaginó a Efrén con su amor sincero por ella y la espera de una respuesta que nunca llegó, no existe el hubiera, han pasado demasiados años, no estaba preparada solo tenía 15 años y Efrén 22

Ame

3 comentarios:

  1. Un momento equivocado, pero no importa si tienes fe en tu sentimiento: todo regresa, aunque con distintas formas.

    ResponderEliminar
  2. Que preciso relato. Tierno y emotivo. Todo regesa si fue sincero aunque sea por medio de una carta!

    un abraxo!

    ResponderEliminar
  3. Bonito relato. Uno de esos amores imposibles de juventud que se recuerdan toda la vida.

    ResponderEliminar

Enlaza mi mano para llegar a tu espacio.
Gracias por dejar tu huella.